Después de un espacio; un tiempo necesario de cambios personales, retos profesionales, experiencias y una oxigenación de los medios, la pausa llegó a su fin.
Lo gratificante que resulta el transmitir ideas a través de estas líneas y lo aún más enriquecedor, poder compartir una visión y abrir el debate con mis paisanos morelenses es un motor de inquietudes que volvieron a desempolvar la pluma de estas Razones Mayores.
Columna que escribo con la misma responsabilidad, franqueza y el mejor de los ánimos de seguir contribuyendo a que todas las voces sean parte de un equilibrio y a partir de la crítica constructiva y la propuesta, seamos una mejor sociedad. La idea es seguir con la comunicación efectiva y constante, que ahora gracias a la diversidad, intensidad y velocidad de las plataformas digitales, suelen magnificarse; la opinión se pule y en ocasiones reorienta.
Hoy más que nunca en México, cada uno de los millones de ciudadanos que tienen en sus manos el poder de opinar libremente, sin cortapisas, e incidir en la construcción de percepciones, estamos obligados a responder por nuestra palabra; líneas de expresión que nos lleva a lograr confianza, que sin duda, es el elemento indispensable que nos honra como pares en una sociedad con enormes brechas. Solo partiendo de principios básicos del entendimiento, cualquier problema tiene solución y sin pecar en generalidades, muchas veces los morelenses nos damos la mano, pero no nos vemos a los ojos.
Agradezco a la gran familia del Diario de Morelos quienes me reiteran sus puertas abiertas con plena libertad de expresión. Mención especial a Miguel Ángel y Federico Bracamontes Baz, quienes con su amistad invariable me han acercado con verdaderos profesionales de la comunicación del DDM y con quienes ya guardo una añeja historia de afectos; a todos los colegas, editores y operarios comprometidos para que el legado de Don Federico siga rotando, gracias por recibirme nuevamente en este impreso.
Brindo estas razones mayores también a mi amada esposa Lila; acompañante de vida que ha sido fuente de inspiración y que me ha alentado siempre en cualquier proyecto; a mi Familia y amigos por su apoyo; siempre mis más leales lectores.
Inmersos en el proceso electoral donde más cargos están en disputa y a 7 semanas del día de la jornada electoral la velocidad informativa cambia perspectivas y modifica tendencias; por lo que nada está escrito y de esto, así como de muchas cuestiones más, nos leemos el próximo martes.

Por: Guillermo Amerena Betancourt / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...