compartir en:

Para festejar un año más de vida y seguir compartiendo momentos especiales con sus seres amados, Raquel Galindo se rodeó de amigas en el jardín de un restaurante, lugar al que también arribó su nieto, Ulises Baldovinos. 

Convocado por la propia cumpleañera, el grupo de amigas disfrutó de ricos platillos a la carta acompañados de jugo de naranja y verde, además de café y deliciosas piezas de pan dulce, mientras sonaba como fondo la música instrumental del pianista del lugar.
La homenajeada recibió regalos, abrazos y buenos deseos por parte de las presentes y de su nieto, quienes de forma sorpresa le obsequiaron un pastel decorado con la leyenda “Felicidades Raquel”, dando paso a la tradicional mordida, no sin antes haber pedido un deseo y soplar las velitas. 
Fue una mañana inolvidable para la festejada, que  agradeció la compañía, el cariño y amor brindado durante años, siendo éste un bello día más que se suma a su lista de increíbles recuerdos. ¡Felicidades!

Por: Daniel Solano