Para el Clausura 2018, los Pumas esperan encajar lo menos posible de goles, por lo que se vislumbra la contratación de un guardameta que dé solidez al arco universitario, la de Raúl Gudiño.

 

El retorno de Gudiño podría resultar un tanto polémico pues hace un par de meses tuvo la oportunidad de alinear en la Champions League, pero la falta de continuidad y oportunidad en Apoel, ocasionarían que diera un sí al cuadro del Pedregal.

Sería el tercer refuerzo proveniente del extranjero, luego de las incorporaciones de Yuber Asprilla y Alejandro Arribas.

El joven guardameta de 21 años llegaría en transferencia definitiva.

Se dice que Pumas ya está negociando con el cancerbero que milita en el Apoel de Chipre y Porto, equipo aún dueño de su carta, quien estaría en total acuerdo con el movimiento.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...