compartir en:

Trabajadores y comerciantes del mercado Adolfo López Mateos (ALM) se unieron la mañana de ayer para dar inicio con el programa de descacharrización de sus instalaciones, principalmente en el techado medio y las bodegas que los locatarios tienen arriba de sus puestos, para que se tenga ahí únicamente lo indispensable.
Fueron 150 personas las que intervinieron en las labores de limpieza con el objetivo de evitar cualquier objeto o maleza que pudiera retener el agua y con ello el riesgo de que se conviertan en criaderos del mosco del dengue, que es el que mayormente aqueja a la población, sin descontar el posible surgimiento del zika y chikungunya.
Óscar Eduardo Cuevas, administrador de la central de abastos más importante en la entidad, dijo que las condiciones del mercado en cuanto a la acumulación de cacharros, basura y hierba en la parte media del techado del ALM, obligó a la conjunción de esfuerzos y reconoció la colaboración de las asociaciones de comerciantes.
Se dio un plazo de 60 días para que se pudiera dar el convencimiento a algunos comerciantes que llegan a oponerse, al considerar que pueden tener almacenado todo tipo de artículos.
El 21 de agosto, Diario de Morelos hizo un recorrido por las instalaciones hídricas del mercado, donde bomberos señalaron que las bodegas ubicadas arriba de los locales, son un riesgo de que un incendio se propague fácilmente.
También señalaron que las condiciones son distintas y los 10 hidrantes con que se cuenta, evitaría que se registrara un incendio similar al del 2010, al menos de la misma magnitud, pero que es importante limpiar esa zona, pues de esa forma un incendio sería controlable hasta por los propios comerciantes del ALM. i