CUERNAVACA, MORELOS.- El desconocimiento de la Ley de Instituciones de Crédito, el descuido en la actualización de datos y el olvido, están entre las causas por las que en el año de 2015, el saldo de más de dos millones de cuentas de morelenses pasó a la Beneficencia Pública, por no haber registrado movimientos en el periodo máximo de seis años que señala la ley.
El reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) sobre la aplicación del artículo 61 de la ley indica que durante el pasado ejercicio fiscal, en el país 143 millones 996 mil 718 cuentas prescribieron a favor de la Dirección General de la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública, de éstas, 2 millones 185 mil 805, se ubicaron en el estado de Morelos.
De acuerdo con la ley, las cuentas de ahorro o inversiones que prescriben son aquellas que tienen saldos menores a 300 salarios mínimos, ahora Unidades de Medida de Actualización, es decir menos, de 22 mil pesos.
Esas cuentas pasan en una primera instancia a una cuenta global concentradora, tras los primeros tres años sin movimientos bancarios, para cuyos efectos los depósitos o cobros de intereses y comisiones que hacen las instituciones bancarias no se contabilizan.
Antes de que eso ocurra, el banco tiene la obligación de notificar a los titulares del riesgo que corre su ahorro o inversión, en el domicilio que haya registrado con la cuenta.
Los saldos se mantienen en la cuenta global concentradora otros tres años, tiempo durante el cual, el cuentahabiente puede presentarse ante la institución bancaria a reclamarlos; si pasado este plazo, el propietario de los recursos no se presenta, es entonces cuando el dinero se transfiere a la beneficencia pública.
Cabe señalar que sólo los montos menores a 300 salarios pasan a la beneficencia; los mayores a esa cantidad se quedan todavía en la cuenta global concentradora.
Las cuentas de ahorro o de inversión de Morelos que formaron parte del monto total que en 2015 prescribieron se distribuyen en todas las sucursales bancarias que hay en el estado, pero principalmente en los municipios de Cuernavaca, Jiutepec y Cuautla.
La Beneficencia Pública es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud, que tiene la facultad de administrar los recursos que recibe por donaciones, herencias y cualquier otro título legal.
Adicionalmente administra recursos presupuestales de la recaudación fiscal federal para atender las necesidades más urgentes de las clases más desprotegidas que existen en todo el país.

Disposición. En total a nivel nacional fueron inmovilizadas alrededor de 143 millones de cuentas bancarias que no registraron movimientos ni transacciones en los últimos 6 años.

Cómo no perder recursos por descuido
Existen una serie de requisitos que cualquier cuentahabiente deberá cumplir para que sus ahorros no se pierdan por caducidad.

Recomendaciones
Debes mantener actualizados los datos personales de tu cuenta como son nombre completo y domicilio, así como designación de beneficiarios.
Revisar de manera periódica tu estado de cuenta.
Es conveniente tener únicamente las cuentas necesarias para el cumplimiento de tus actividades.
Informa a tus beneficiarios, de la existencia de dichas cuentas, a fin de que estos puedan reclamarlos.
Verifica que el nombre y parentesco de tus beneficiarios estén escritos correctamente.

Qué es la Beneficencia Pública:
Es una institución creada en 1861, mediante decreto del entonces presidente de la República, Benito Juárez García, con el propósito de generar y canalizar recursos para la atención en salud de aquellas personas que viven en condiciones de pobreza extrema.

Se compone de un patrimonio de carácter privado, cuyos bienes son administrados por la Secretaría de Salud Federal, a través del organismo descentrado denominado Dirección General de la Administración del Patrimonio de la Beneficencia Pública (APBP).

2 millones de cuentas bancarias de morelenses son las que se perdieron

22 mil pesos es el saldo máximo que puede haber en cada una de las cuentas

 

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ /  [email protected]