compartir en:

Sondeados aseguraron que el principal centro de abasto de la capital debe mejorar aspectos como la limpieza y seguridad, para dar un mejor servicio y haya mayor afluencia de clientela.

 

 

 

 

 

"Creo que no hay espacio suficiente en los pasillos, por lo que es muy seguro que  seas víctima de un robo; también en el área de carne el piso está muy resbaloso.”

Yetlanezi Pesh, 

empleada        

"Hay poco espacio entre los andenes  y creo que ese es el mayor de los problemas, además de que no hay buena ventilación y luego malos olores aparecen en los locales.”

Ana Karen Mallida, 

empleada

 
 

"Creo que lo peor del ALM es la mala distribución de sus locales, he ido a otros mercados donde se puede circular fácilmente, lo cual no ocurre en este centro.”

Edna Velazco, 

empleada

"Creo que son muchos los factores que puede tener el mercado, sin embargo, lo peor es la inseguridad que se vive ya que muchas personas sólo van a robar.”

Zuleyma Ochoa, 

empleada

 

 

"Considero necesario que se haga más limpieza en el mercado de Cuernavaca; creo que es lo único que en lo que deberían trabajar, para dar una mejor impresión a los clientes.”

Yazmín Morales, 

recepcionista

"El problema es la basura, está muy sucio, si tan sólo lo mantuvieran limpio otra cosa sería y me gustaría que ya lo cambiaran y que pusieran en ese lugar un museo, para darle otro aire.”

Iris Martínez,  empleada

 
 

"Que hubiera más policías a la redonda vigilando porque hay muchos rateros, he visto cómo les arrebatan las bolsas a las mujeres, y que lo limpien porque hasta ratas también hay allí.”

Teresa Martínez, 

empleada

"Pues algunos comerciantes se han apoderado de las banquetas con sus puestos y uno tiene que bajarse para seguir su camino y con ello se pone en riesgo al estar más tiempo en la calle.”

Ofelia González, 

ama de casa

 
 

"Pues los ladrones son un peligro para las amas de casa, aparte de que en algunos lugares la insalubridad está a la orden del día y lo peor es que muy cerca de donde venden alimentos.”

Jorge García, 

comunicólogo