Dicha investigación encontró cambios en la sustancia blanca del cerebro, que sugieren que la presencia de procesos de inflamación cerebral, podrían tener un papel clave en la asociación entre calidad de sueño y Alzheimer.