Con el paso del tiempo, las fórmulas de financiación han ido cambiando, siendo cada vez más habitual obtener préstamos urgentes a través de Internet. Gran cantidad de empresas recurren a esta vía, sobre todo por la comodidad de poder hacerlo allá donde se encuentren,  y en el momento en que lo necesiten.

Estos nuevos tipos de préstamos suponen una oportunidad de tener una estrategia de financiación diversificada, lo cual representa robustez y seguridad en la estructura financiera de una empresa.

Las soluciones financieras han cambiado radicalmente

Hace tan solo dos décadas era completamente imposible pensar en esta opción, ya que los bancos eran las únicas entidades que podían prestar dinero. En cambio hoy día, empresas como Moneyman ofrecen préstamos urgentes de forma inmediata.

Estos préstamos online provienen de los nuevos modelos de negocio y de las alternativas financieras desarrolladas con una base fundamental tecnológica, las cuales permiten satisfacer este servicio financiero.

Los préstamos rápidos se pueden solicitar por Internet

De modo que la principal característica de estos préstamos es que se pueden realizar a través de Internet. Por lo tanto, un préstamo consiste en la acción de una entidad financiera de entregar una cantidad de dinero a una persona o empresa en base a unos requisitos obligatorios, y está condicionado tanto a un plazo como a un tipo de interés. Según las necesidades que se hayan delimitado previamente a la solicitud del préstamo, este servicio va a estar sujeto a una serie de requisitos o características distintas.

 

[[{fid:55286,view_mode:default,type:media,link_text:null,attributes:{height:600,width:800,class:media-element file-default}}]]

¿Cómo funcionan los préstamos online?

Los principales elementos que conforman el préstamo son cuatro: la entidad financiera que lo otorga, el plazo a pagar la cantidad de dinero prestada y el tipo de interés.

Con respecto a las entidades financieras, cabe destacar cuánto han cambiado estas a raíz de los acontecimientos sociales que han tenido lugar a lo largo de los últimos tiempos. Antes se recurría a la banca como único proveedor financiero para empresas y particulares. En cambio hoy día existen otras entidades financieras no bancarias que facilitan el acceso a los mismos servicios con distintos requisitos y características, más atractivas en muchos casos.

Aunque hay varios tipos de préstamos según su plazo de devolución, los más habituales son los rápidos a corto plazo en los que el dinero prestado se paga hasta en un mes. Este tipo de préstamo se suele utilizar para pagar imprevistos como la rotura de unas lentes o una avería mecánica.

¿Cuánto dinero necesitas?

La cantidad depende exclusivamente de las necesidades del cliente. Es fundamental determinarla perfectamente, para no solicitar más cantidad de préstamo de lo que realmente se necesita. En caso contrario, es posible quedarse corto y tener que recurrir al servicio de nuevo, haciendo frente a trámites y costes otra vez.

Finalmente, a la hora de analizar el tipo de interés, resulta trascendental tener en cuenta si el préstamo va asociado a la contratación de otros productos. En este caso el coste de financiación será mayor al tipo de interés, ya que habrá que pagar por este producto asociado.

 


Loading...