La autoridades de Pachuca, Hidalgo, clausuraron un bar que operaba de forma clandestina pese al semáforo rojo y las medidas sanitarias impuestas en la ciudad para detener el avance del covid-19.

Los dueños del establecimiento habían habilitado una entrada secreta a través de un refrigerador falso.

En un operativo de control, realizado la madrugada del domingo 24 de enero1, las autoridades municipales encontraron un establecimiento que aparentemente estaba vacío, en medio del lugar había un refrigerador, que en realidad era un pasadizo secreto a la parte trasera del local, en donde se encontraron reunidos, por lo menos, 25 jóvenes sin mascarillas, consumiendo bebidas alcohólicas y sin distanciamiento social.

La entrada al bar clandestino era desde un local contiguo que daba la apariencia de estar cerrado, señalaron las autoridades al portal Pachucabrilla.com.

Las autoridades desconocen desde hace qué tiempo operaba el bar clandestino.

Se procedió a la clausura inmediata del establecimiento. Tras desalojar el lugar, procedieron a colocar los sellos de clausura.

Después del cierre del negocio, se desconoce si los asistentes del bar fueron detenidos, llevados ante una autoridad correspondiente para cumplir alguna sanción, o si solo fueron advertidos de palabra y liberados.

En  Pachuca se encuentra prohibida la apertura de bares, cantinas, antros y centros nocturnos, además de la venta de bebidas alcohólicas,  ya que no son un producto esencial, sin embargo, los dueños de este lugar a través de la puerta de refrigerador infringían todas las normas sanitarias. 

Fotos Galería: