Compraste muchos regalos para tu pareja y familia en diciembre con tus tarjetas de crédito y te sentías en ese entonces en la cima del mundo. Después descubriste cómo funcionan las tarjetas de crédito y te diste cuenta de que estabas muy lejos de ese lugar. Tus deudas siguen aumentando día con día y ya estás pensando en alternativas extremas (como dejar de pagar y crear un mal historial en el buró de crédito), pero antes de eso, es recomendable probar otras opciones.
Si estás leyendo esto, seguramente es porque estás en problemas. No dejes que la angustia te domine: respira profundo y pon manos a la obra.
Lo más importante es que no dejes que las deudas crezca y sigan afectando tu bolsillo. Contrólalas antes de que se vuelvan una bola de nieve difícil de parar y que te genere dolores de cabeza interminables.
Por lo anterior, expertos en finanzas consultados por Diario de Morelos te brindan 6 pasos efectivos que debes seguir para tomar las riendas de tus deudas y salir del escollo en el que te encuentras metido.

Consejos para recuperar la tranquilidad financiera
Expertos sugieren algunos tips para eliminar los dolores de cabeza por deber y no poder pagar:

Haz un concentrado de todo lo que debes y pónle números
Identifica cuánto adeudas y cómo es que llegaste a “endrogarte”. Tal vez son diferentes montos, tasas y pagos mínimos. Todo esto es información básica que debes tener siempre a la mano. Esto también te va a ayudar a jerarquizar las deudas más inmediatas y peligrosas: dale prioridad siempre a las que tengan una mayor tasa de interés. ¡Urge pagarlas!

Define una estrategia para reducir gastos y ahorrar
Ya que has hecho una radiografía de tus deudas, el siguiente paso es saber cuánto ganas y cuánto gastas. La diferencia es lo que tienes a la mano para ir pagando tus deudas y sobrevivir. Intenta bajar tus gastos: no comas en restaurantes, no vayas al cine todas las semanas, no compres chácharas, o elimina gastos hormiga como agua embotellada, el café, las propinas. Después de apretarte el cinturón sabrás cuál es tu verdadera capacidad de pago.

Nunca pagues el mínimo
Si tu deuda es con una tarjeta de crédito y decides pagar el monto mínimo, sólo estás abonandoa los intereses. En otras palabras, ese dinero no reduce tu deuda. Sí, es duro saberlo, pero es la realidad. Busca la forma de pagar siempre más que el mínimo. Si esto no es posible, pasa al siguiente punto.

Consolida las deudas
Acércate a un banco. La mayoría de ellos tiene planes para consolidar las deudas y hacer un programa de pagos fijos.

Y si todo falla…
Puedes ir con una reparadora de crédito. Son empresas que intentan ser intermediarias entre tú y el banco. El único problema es que no existe una normatividad para estas empresas ni para las operaciones que hacen. Te dan asesoría legal y financiera e intentan llegar una negociación para arreglar tus deudas; hasta aquí todo va bien. Preocúpate (o mejor aléjate) si te prometen borrar tu nombre del buró de crédito, eso no va a pasar. En estos casos, revisa bien el contrato que firmes con ellos.

Recupera el equilibrio
La mayoría de las deudas grandes no son un gran evento apocalíptico, sino una serie de pequeños atrasos. Esto provoca que la deuda vaya creciendo. Para evitar esta abrumadora situación, lo mejor que puedes hacer es mejorar tu administración personal.

Por: Ddm redacción
[email protected]
CUERNAVACA, MORELOS

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...