Especialistas advierten que el sedentarismo, las adicciones, las dietas poco saludables y la presencia de altos niveles de contaminantes en el aire han propiciado que más de la mitad de las enfermedades mentales se presenten a edades cada vez más tempranas: alrededor de los 14 años.

Contrario a ello, dijeron, un estilo de vida saludable con actividad física y buena alimentación combinado con rutinas que fomenten la creatividad, mejora la memoria, la tolerancia y el dolor, a la vez que disminuye la ansiedad.

Walfred Rueda, director de la Fundación Proyecto Mente Creativa, comentó que en Europa los tratamientos a pacientes con enfermedades mentales incluyen actividades artísticas.

“El arte puede tener un efecto terapéutico ya que se representan formas de comunicación no verbales que pueden estar preservadas en esos pacientes y convertirse en una vía de expresión de emociones y sentimientos”.

En el caso específico de la depresión, el director del Centro de Investigaciones en Sistema Nervioso Central refirió que se trata de la principal causa de pérdida de productividad, ausencia por enfermedad y retiro prematuro, por lo que llamó a los empleadores a abordar el tema de manera proactiva para reducir costos y contribuir a crear un entorno de empleados más sanos.

“Si las empresas se enfocaran en invertir en la salud mental de sus colaboradores verían los beneficios casi de manera inmediata, pues se sabe que por cada dólar invertido en la estabilidad de sus empleados se regresan al menos cuatro dólares en ganancias”, externó.

La psiquiatra Denis Rivera dijo e que la actividad física es fundamental para conservar y mejorar la salud no sólo física sino mental, durante una rueda de prensa.