compartir en:

México.- El pleito entre Pumas y el uruguayo Gastón Silva está subiendo de tono, sobre todo porque el club mexicano pretende ir hasta las últimas consecuencias para que ‘nadie se burla de Pumas y del futbol mexicano’.

Según relata Milenio, el martes 27 de julio, Pumas, Torino de Italia y Gastón Silva dieron por cerrada la negociación para que el central firmara con Pumas. 
Gastón pidió a la UNAM se le apoyara a tramitar su visa de trabajo, también solicitó que le pagaran boletos de avión de primera clase para él y su representante, saliendo de Madrid. un vuelo más de Montevideo a suelo azteca para su madre, así como la documentación de 11 maletas.
Gastón se comprometió a presentarse el miércoles en el consulado mexicano de Madrid, pero no acudió a la cita. 
La directiva encabezada por Rodrigo Ares de Parga esperaba que Gastón subiera al avión hacia la Ciudad de México, el jueves 29 de julio, pero no sucedió, tampoco la mamá abordó en Montevideo. La razón: el Independiente de Avellaneda.
El club  argentino habría interferido en el pase a la UNAM, al cerrar un trato con el Torino con la aprobación del jugador; habría ofrecido mejor sueldo al central y una paga superior por el fichaje al Torino.
A cambio, Pumas recibiría 100 mil dólares como indenmización, siempre y cuando no se hablara más del tema, lo cual no se aceptó y expuso el enojo en el comunicado del lunes 31 de julio: “De Pumas y del futbol mexicano nadie se va a burlar”. 

Staff Diario de Morelos