Jiutepec, MORELOS.- So pretexto de que no hay claridad en la división geográfica entre los municipios de Jiutepec y Yautepec, y ante la flagrante omisión de autoridades de tránsito y policiacas, cada fin de semana el bulevar Cuauhnáhuac, en la zona de La Joya, se convierte en un caos para la circulación vehicular y movilidad peatonal.
Se trata del conocido tianguis de autos de La Joya, donde cientos de coches y camionetas son comercializados entre particulares ante la paciencia, omisión o comisión de diversas autoridades, incluso fiscales y de protección civil.
Es una especie de comercio ambulante que si bien ocupa un predio particular, se desconoce que cuente con los permisos respectivos del gobierno de Jiutepec, entre ellos la autorización de uso de suelo para esa actividad comercial.
Cada domingo desde temprano la circulación vehicular se ve seriamente afectada porque no basta el terreno donde se ubican los autos en venta y porque una buena cantidad de particulares no entra al tianguis, sino que ofrecen sus unidades estacionadas sobre la banqueta y hasta en el primer carril del arroyo vehicular.
Requeridos sobre información sobre las condiciones en que tiene registrado el llamado tianguis de autos de La Joya, lo mismo autoridades del gobierno de Jiutepec que de Yautepec desconocen que sea de su competencia.
De hecho, en el gobierno de Jiutepec se argumenta que ese problema de circulación vehicular y de comercio informal le corresponde a su homólogo de Yautepec, mientras que en esta alcaldía se argumenta que es competencia de la autoridad de Jiutepec.
Mientras esto no aporta claridad ni solución al caso, es notoria la casi nula presencia de elementos uniformados para garantizar el orden y la seguridad, no sólo para los conductores que por ahí circulan, sino también para quienes por ahí caminan y la gente que acude a la búsqueda de un vehículo.
Respecto de este problema de movilidad vehicular y desorden social, se requirió la opinión de conductores y peatones, quienes coincidieron en que es un problema viejo que antes era lo mismo en Tejalpa, y que su cambio a La Joya no ha mejorado la situación.
“Yo tengo que ir cada fin de semana a Cuautla a un negocio, pero cuando me toca regresar el domingo es mucho problema cruzar por el tianguis de autos, me tardo hasta una hora en cruzar por ahí”, dijo Roberto Estrada Migueles, comerciante que vive en Civac.
“La verdad a veces hasta da miedo caminar por ahí; pasas y no falta el que te digan cosas, tú sabes, son muy pasados. Y no hay por dónde irse, tienes que pasar entre los coches, y si te bajan a la calle, pues ahí pasan los coches”, señaló Yamilé Arellano, vecina de Acolapa.
“Hasta en la banqueta huele gacho, yo creo que los que están aquí no se aguantan y se hacen en la banqueta; pero bueno, son gente que tienen que vender sus coches y no se dan cuenta del problema que le causan a quienes tienen que pasar por ahí”, dijo la señora Amelia Cortázar, vendedora de tacos en la zona.

Problema. Paseo Cuauhnáhuac se vuelve caótico los domingos, ante la falta de control para la venta de autos, dentro y afuera del tianguis.

Por: Ddm Staff / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...