compartir en:

Remis Martínez expuso que los empresarios trabajan en un programa paralelo al del alcoholímetro, en el que incluirán a las universidades y a las asociaciones civiles.
“Va a ser un programa de conductor inteligente y de usuarios de taxi seguro que tendrá incentivos por parte de las instituciones educativas y de los negocios involucrados a los portadores de las credenciales que se emitirán”, detalló.
Para iniciar, Andrés Remis dijo que ya hay pláticas con el diputado Edwin Brito Brito, para que el Congreso financie la elaboración de unas 20 mil credenciales.
El portador de la credencial que llegue a un negocio participante del programa, la dejará en la entrada junto con su identificación, la llave de su auto y el boleto de valet parking; tendrá derecho a tres bebidas sin alcohol, y a la hora de retirarse, será valorado, y si en efecto, no ingirió alcohol, le serán devueltas sus pertenencias, o tendrá que usar un taxi seguro.
Cuando reúna cinco sellos, se hará acreedor al beneficio –por definir- que se acuerde con la institución educativa o con otros negocios, agremiados a la Canaco.
Por Antonieta Sánchez