compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- La raza Pitbull tiene que ser socializado desde cachorro, de lo contrario cuando el perro es adulto tiende a ser agresivo por naturaleza y es cuando se presenta el ataque a los seres humanos, como el caso más reciente que ocurrió en el Tlaltizapán.
Así lo dio a conocer el médico Veterinario Zootecnista Egresado de la UNAM, Ricardo Almazán Hernánez, quien derivado del aumento de los ataque de perros de raza Pitbull hacia las personas, propuso que los municipios deben de agregar en sus reglamentos varias disposiciones preventivas para evitar más muertes de menores de edad por estos ataques caninos.
Mencionó que una de las propuestas para los alcaldes es que se reglamente y se registren a todas los perros de las razas Pitbull que existan en el estado, con la finalidad de llevar un control y que haya las medidas de cuidado y protección del animal, así como de las personas que estén a su alrededor.
Señaló que lo anterior permitirá que se tenga un control y registro del animal y de su dueño, con la finalidad de evitar más agresiones y muertes, “la propuesta la entregué en el trienio pasado al municipio de Temixco, sin embargo, hicieron caso omiso, ojalá y otros alcaldes muestren interés por evitar este tipo de agresiones”.
Almazán Hernández indicó que las agresiones de los Pitbull se deben a que el dueño en el periodo desde que nace el animal no lo socializó, y por ello se registran ataques a los seres humanos, ya que por naturaleza este tipo de raza ve a los demás como sus enemigos.
Precisó que las agresiones a los menores de edad, es porque el perro cuando fue cachorro fue maltratado, encadenado y los vuelven agresivos.

El caso. Otto, es un pitbull que mató a un niño de dos años hace unos días en Tlaltizapán, el cual se salvó de ser sacrificado.

"La propuesta -que los municipios reglamenten disposición contra pitbull- la entregué en el trienio pasado al municipio de Temixco, sin embargo, hicieron caso omiso, ojalá y otros alcaldes muestren interés por evitar estas agresiones.” Ricardo Almazán Hernánez, Veterinario.

El caso. Otto, es un pitbull que mató a un niño de dos años hace unos días en Tlaltizapán, el cual se salvó de ser sacrificado.

Por: CARLOS SOBERANES / [email protected]