CUERNAVACA, MORELOS.- Lanzan iniciativa para la reconstrucción de casas en Morelos con contenedores marítimos; en un tiempo de dos semanas las viviendas estarían habilitadas con instalación eléctrica, hidráulica y sanitaria, según la propuesta.
Con la finalidad de ayudar a las víctimas del sismo del 19 de septiembre, una pareja de altruistas, Fernanda y Marco Antonio Perabeles, emitieron la propuesta de utilizar contenedores marítimos que funcionen como hogares en el municipio de Jojutla; actualmente se realiza un colecta, a través de internet, para la modificación y entrega del contenedor a una familia del lugar.
La idea es construir de manera rápida y eficiente nuevos hogares para quienes lo perdieron todo, según indicaron para un medio en internet, donde informan que el tiempo de vida de un contenedor termina luego de 12 años de usarlo como transporte de mercancía; sin embargo, sigue siendo útil para usarlo como espacio habitacional.
Señalan que en sólo dos semanas las casas estarían habilitadas con instalación eléctrica, hidráulica y sanitaria; el costo para modificar un contenedor en casa es de 250 mil pesos, ya que cada contenedor un costo de 30 mil; una vez terminado, contaría con baño, cocineta, cama, muebles y mano de obra.

Sugieren vivienda permanente
Indican que estas casas tienen un tiempo de vida de hasta 80 años, más si se les otorga un excelente mantenimiento; por ello aseguran que no se tratan de casas temporales, sino la idea sería que siguieran funcionando para siempre.
En este sentido, señalan que una vez que reúnan los primeros 250 mil pesos, a través de donaciones en un plazo ya de 39 días, planean llevar el primer contenedor a una familia de Jojutla, inspirados en el trabajo de Smart Container, un taller creativo de diseño y arquitectura que basa su estrategia en el reciclaje de contenedores marítimos.

Vivienda alternativa
La construcción en contenedores es una alternativa rápida, económica, sustentable y segura; resistente a cualquier desastre natural.

Muestra. Uno de los trabajos con los contenedores marítimos, para uso doméstico.

Por: Guillermo Tapia /  [email protected]