compartir en:

Ante representantes de los sectores empresariales y obreros, el Presidente Enrique Peña Nieto presentó lo que calificó como un cambio de paradigma en materia de justicia laboral.
La propuesta consiste en hacer que los procesos de conciliación sean más ágiles y eficaces, para lo cual se propone la creación de centros de conciliación especializados e imparciales.
Dichos centros estarían a cargo de la justicia federal o estatal, indicó el primer madnatario.
Propuso además que la instancia federal de conciliación sea un organismo descentralizado que tenga conocimiento de todos los contratos colectivos de trabajo y de las organizaciones sindicales.
En este sentido, se revisarán en la ley los procedimientos para la forma, depósito y registro de contratos colectivos asegurando el pleno respeto a la autonomía sindical y sobre la asociación.
Dichos cambios se inscriben dentro del paquete de reformas que Peña Nieto envió al Congreso en materia de justicia cotidiana.
Por DDM Staff