compartir en:

En su intervención el consejero del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), José María Román, denunció que el organismo es considerado una dependencia política donde los regidores se reparten los cargos para su beneficio propio.

Es un sistema, dijo, que trabaja con una nómina exorbitante porque de acuerdo con un estudio de la Comisión Nacional del Agua  (Conagua), el SAPAC debe trabajar con 205 personas conforme con el número de tomas que tiene registrado, pero actualmente laboran 592 trabajadores.

Román dijo que además hay fugas superiores al 50 por ciento porque no se han realizado las reparaciones adecuadas de las redes hidráulicas y esos factores están desgastando al sistema.

Beltrán expuso que la llegada de Alessandro  Innocenzi Silenzi responde a la necesidad de tener a un administrador al frente de un organismo que exige control, disciplina y planeación, ya que anteriormente fue dirigido por políticos y “los resultados no fueron los esperados”. 

En este sentido, pidió un voto de confianza para la nueva administración y promovió un programa de descuentos, además de insistir en la cultura del cuidado del agua para enfrentar los efectos de la temporada de secas.

Por DDM Staff