compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS .- La administración y operación del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) podría no sólo no mejorar sino hasta ser más negativa en la gestión del actual director general Alessandro Innocenzi.
En sustitución de Innocenzi Silenzi por carga de trabajo, el 26 de febrero reciente su encargado de Comunicación Social acusaba una crisis financiera heredada de sus antecesores y pedía un voto de confianza a fin de satisfacer la demanda ciudadana.
“Recibimos una administración con menos de 113 millones de pesos (…), fueron 33 millones de pesos que se dejaron de pagar sólo a la Comisión Federal de Electricidad”, lamentaba el entrevistado en el Foro Diario de Morelos, de La 99.1 FM.
Hacia finales de ese mes, los registros financieros de SAPAC registraban una deuda acumulada de 170.5 millones de pesos por acreedores diversos y proveedores, 57.5 millones más de lo primero informado (lo anterior, sin contar otros pasivos contraídos que hacían un total de 216 millones de pesos).
En la misma oportunidad se abordó el caso del desperdicio de agua por fuga reportado por la ciudadanía, en un predio del bulevar Benito Juárez, que para esos días de febrero ya sumaba más de cinco meses.
Ante la necesidad de corregir esta fuga, la respuesta fue:
“Por supuesto, aquí me acompaña el ingeniero Mac Kinney (José Antonio), que está a cargo de la Dirección Operativa; tomamos nota y por supuesto vamos a ver, una, el lugar exacto, aquí está el experto en esa área”.
A dos meses y medio de la promesa de atención y a más de medio año de registrada la fuga, ahí sigue el desperdicio de millones de litros de agua…

Caudal. Con la llegada de la época de estiaje disminuyó la cantidad de agua que se desperdiciaba, pero semanas después volvió a incrementarse.

8 meses tiene la fuga de Benito Juárez, la cual no ha sido contenida por SAPAC

200 millones de litros desperdiciados desde septiembre, a un aforo de 10 litros por segundo

Sin control. A más de dos meses de ser reportada, en ese entonces la fuga no cedía y los trabajadores del SAPAC no daban con el origen. Hasta el momento nada ha cambiado.

Caudal. Con la llegada de la época de estiaje disminuyó la cantidad de agua que se desperdiciaba, pero semanas después volvió a incrementarse.

 

Por: Ddm Redacción  /  [email protected]