compartir en:

México.- Una sociedad armada puede ser violenta en cualquier momento y eso a nadie le conviene, por lo que las armas de fuego sólo deben estar en manos de las instituciones encargadas de velar por la seguridad de la nación, afirmó Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México.

Al promulgar las reformas a diversas disposiciones normativas que elevan a rango de Ley el Programa “Por tu Familia, Desarme Voluntario”, el mandatario local afirmó que con este hecho se sientan las bases para tener una ciudad con paz, libre de violencia.

Destacó, además, que con este programa de desarme, la capital del país se convertido en el primer lugar en la materia, ya que en la ciudad se recuperan 25 por ciento de todas las armas de fuego.

En el acto celebrado en el Museo Memoria y Tolerancia, se informó que ahora, “Por tu Familia, Desarme Voluntario” será obligatorio para las autoridades, con independencia de quien ocupe la Jefatura de Gobierno.

Además, tendrá Reglas de Operación definidas, un presupuesto anual y será sujeto de monitoreo y evaluaciones para verificar su correcto funcionamiento, así como el cumplimiento de las metas previstas.

Mancera Espinosa señaló que este es uno de los programas exitosos de la ciudad que han sido operados de manera eficiente y han contado con el respaldo de la ciudadanía y de diversas instituciones locales y federales, como la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la iglesia Católica, gracias a lo cual la gente acude con confianza a entregar las armas de fuego que tiene.

Previamente, en la entrada principal del museo, el mandatario local develó la escultura “Alas de Paz”, de Jorge Marín, en la que se utilizaron 2.8 toneladas de desecho ferroso de las armas donadas por Sedena, las cuales fueron recolectadas a través del citado programa.

A su vez, el secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva Gálvez, mencionó que el programa tiene carácter voluntario y, además, la autoridad no criminaliza a los poseedores de esos artefactos, por el contrario, reconoce su buena fe.

De diciembre de 2012, cuando se puso en marcha la entonces acción institucional de Desarme Voluntario, a la fecha, se han destruido 30 mil 497 armas de fuego, 21 mil 949 largas y ocho mil 548 cortas.

También se ha recuperado dos mil 432 granadas; 199 mil 671 cartuchos útiles y 12 mil 611 cargadores, cañones y proyectiles. Asimismo, se han recibido 21 mil 74 juguetes bélicos que fueron intercambiado por 14 mil 850 de tipo didáctico.