La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró definitivamente y multó con un millón 56 mil 860 pesos al desarrollo inmobiliario Ynfinity, en la zona hotelera de Cancún, Quintana Roo, además, le ordenó restaurar inmediatamente 14 mil 160 metros 86 centímetros cuadrados de un ecosistema costero.

El 11 de septiembre pasado, la Profepa ordenó la clausura total temporal del proyecto, ya que se constató que la construcción no había obtenido la autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en materia de impacto ambiental.

Asimismo, el pasado 7 de noviembre, la Profepa repuso sellos de la clausura total temporal impuestos a dicha obra, en atención a un escrito y una denuncia pública en la que se acusaba el presunto retiro ilegal de éstos y el reinicio ilegal de obras de construcción.

La construcción de Ynfinity causó daños a parte de la flora y la fauna del ecosistema costero y de la selva en estado de sucesión secundaria.

Una de las especies de fauna silvestre afectadas se encuentra en la categoría de especie amenazada en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, se trata de la Iguana rayada o espinosa (Ctenosaura similis).

El desarrollo turístico hotelero denominado “Elementhal”, conocido comercialmente como Ynfinity fue construido a escasos 500 metros de la Laguna de Nichupté, en la zona Malecón Tajamar en el municipio de Benito Juárez.

La Profepa determinó actuar con fundamento en lo dispuesto en el artículo 171 fracción I de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...