compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), delegación Morelos, ha recibido en el periodo correspondiente al ciclo escolar 2016-2017, diez quejas contra escuelas privadas, principalmente por su negativa a devolver el dinero que padres de familia pagaron por concepto de inscripción, tras cambiar de opinión sobre la escuela a la que irían sus hijos.

La titular de la dependencia, Zaira Fabela Beltrán, agregó que otras de las causas por las que la ciudadanía solicitó la intervención de la Profeco, fue por retención de documentación oficial, proporcionar información engañosa respecto a los servicios ofrecidos, así como también por hacer cargos no informados de manera previa a los consumidores.

Estas son las causas por las que la Procuraduría abrió expedientes administrativos y procedimientos de conciliación con los consumidores de servicios educativos, de carácter privado, puntualizó.

Aclaró que no corresponde a la delegación verificar la legalidad de las instituciones que ofrecen educación privada, como por ejemplo que cuenten con registro ante la Secretaría de Educación Pública; esta es un área de competencia de esta última dependencia.

Pero, dijo que a la Profeco sí le corresponde llevar a cabo operativos de verificación en escuelas privadas para evitar que éstas, al ser negocios, no incurran en prácticas abusivas contra los clientes, padres de familia o alumnos.

“La Profeco lleva a cabo acciones de verificación a escuelas particulares durante todo el año, así como también aplica operativo especial durante los meses de junio a septiembre, para intensificar dichas acciones”, informó.

Agregó que las irregularidades más recurrentes en las escuelas privadas son no exhibir los precios de los servicios y colegiaturas a la vista del consumidor.

Reservarse el derecho de “admisión”, lo que también podría incurrir en una conducta de discriminación; no informar de manera oportuna de las restricciones aplicables, y condicionar la inscripción a la compra de uniformes, útiles y libros escolares, en la misma institución educativa o con algún proveedor determinado.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]