Cuadrillas de verificadores de las delegaciones y oficinas centrales se han desplegado en las localidades afectadas por el sismo, para colocar hasta este sábado 10 mil 346 preciadores en los productos de consumo generalizado y de la canasta básica.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha realizado 6 mil 603 visitas de verificación a establecimientos comerciales en Morelos, Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, Chiapas y Oaxaca para revisar el comportamiento comercial y evitar aumentos injustificados de precios.

La Profeco dio a conocer que, por instrucciones de su titular, Rogelio Cerda Pérez, cuadrillas de verificadores de las delegaciones y oficinas centrales se han desplegado en las localidades afectadas para colocar hasta este sábado 10 mil 346 preciadores en los productos de consumo generalizado y de la canasta básica, como agua embotellada, frijol, huevo, leche, azúcar y tortilla, entre otros, así como en materiales para la construcción y de ferreterías.

Asimismo, desde el pasado 8 de septiembre en los estados de Oaxaca y Chiapas, y desde el 20 de septiembre en la zona centro del país, los verificadores han brindado 956 asesorías y han efectuado recorridos en centrales de abasto, mercados, tiendas de autoservicio, tiendas de conveniencia, abarrotes, tortillerías, fábricas de agua, farmacias, carnicerías, madererías, ferreterías y tiendas de materiales para la construcción, entre otros.

Por otra parte dio a conocer que este sábado, cuadrillas conformadas por personal de las cuatro delegaciones y una subdelegación de la Profeco en el Estado de México, recorrieron los municipios de Ocuilan, Joquicingo, Malinalco y Tenancingo para continuar con las visitas de revisión de las condiciones de mercado y el abasto de productos, principalmente de la canasta básica y materiales para construcción. Asimismo, se reforzará la acción de la institución en el Valle de Toluca.

Los preciadores de Profeco dan certeza a los consumidores de que el costo de los artículos no puede alterarse de forma arbitraria, además de que les permite identificar de forma clara y visible el precio de los productos y de esta forma comparar qué lugar ofrece el mejor precio, de acuerdo con sus necesidades.

Durante las visitas, el personal de Profeco solicita a los dueños y encargados de los establecimientos verificados que presenten las facturas que les dan los fabricantes por la adquisición de sus productos, así como los comprobantes de venta a los consumidores para constatar que siguen vendiendo a los mismos precios que lo venían haciendo antes de los sismos.