compartir en:

Tijuana.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró un ejemplar de tigre de Bengala en Tijuana, Baja California, debido a que el domicilio donde se encuentra no cumple con las condiciones necesarias que garanticen un trato digno y respetuoso para el animal.

Asimismo, la Profepa constató que el ejemplar no lleva un seguimiento veterinario adecuado y tampoco se garantizaba la seguridad de sus poseedores ni de la sociedad.

Inspectores de Profepa en la entidad atendieron el reporte del Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo de Tijuana (C4), donde reportaron que un tigre había caído desde la terraza de una casa hacia el patio de un vecino, ubicado sobre una cañada.

El citado ejemplar de tigre se encontraba en el tercer piso del domicilio particular, lugar que no contaba con el cerco o las instalaciones adecuadas para su resguardo.

Una vez llevada a cabo la investigación, esta Procuraduría dio con la ubicación de la persona que poseía al gran felino, donde se constató los hechos denunciados, por lo que se llevó a cabo la inspección correspondiente para determinar la situación legal y de manutención del felino.

Inspectores federales de la Profepa observaron que se trata de un ejemplar de tigre de Bengala, de la especie Panthera tigris, hembra, juvenil de aproximadamente nueve meses de edad.

El visitado, a fin de acreditar su legal procedencia, presentó una factura original, misma que será valorada dentro del procedimiento administrativo instaurado. Sin embargo, no contaba con el registro correspondiente ante la Secretaría de Protección al Ambiente de Baja California.

Tampoco acreditó documentalmente que contara con los cuidados veterinarios necesarios, como son la aplicación de vacunas y desparasitaciones requeridas para este tipo de ejemplares.

El animal se encontró a simple vista en buen estado de salud; no obstante, requerirá ser valorado por un especialista, para constar el estado de salud del felino, luego de la caída que sufrió desde el tercer piso del domicilio particular, en donde se encontró.

Esta Procuraduría inició un procedimiento administrativo, toda vez que la legislación ambiental vigente señala que el sitio en donde se alberguen estos animales, debe reunir los requisitos mínimos que garanticen su trato digno.

La Profepa, conforme al artículo 119, fracciones II y VII, de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) procedió al aseguramiento precautorio del ejemplar, trasladándolo para su resguardo al Bosque y Zoológico de Mexicali, el cual cuenta con las instalaciones necesarias para este tipo de ejemplares y con la atención veterinaria especializada.

Dicho resguardo persistirá hasta que el inspeccionado demuestre contar con las instalaciones y registros correspondientes para su manejo y manutención en cautiverio.