El sobrepeso y la obesidad se han incrementado en los últimos años debido a que las personas prefieren comprar comida chatarra a precios económicos que pagar más por alimentos saludables.

Héctor Infanzón Talango, licenciado en Nutrición, ejemplificó que hace 20 años el tamaño de la ración de palomitas que se daba en los cines equivalía a tres tazas sin ingredientes adicionales; hoy en día la ración es siete veces mayor y además se ofrecen con mantequilla-caramelo y la opción de rellenar el envase.

“El problema es que como consumidores priorizamos obtener más comida por menor precio, en lugar de establecer estrategias para tener una dieta correcta e incrementar nuestra actividad física diaria”, refirió en un comunicado difundido por la Organización Hablemos Claro.

Añadió que hace dos décadas en restaurantes, la ración que se servía de carne era de 75 gramos para los adultos y actualmente llega a ser de hasta 250 gramos, lo que ocasiona un importante aumento calórico que, si se establece como un hábito, puede favorecer la ganancia de peso que resulte en obesidad.

Y es que justamente a nivel mundial más de 41 millones de niños menores de cinco años presentan una condición de sobrepeso u obesidad, de los cuales más del 30 por ciento viven en países desarrollados.

“Es impresionante cómo las porciones que se servían en los restaurantes hace 20 años, actualmente corresponden al menú infantil”, destacó.

El especialista manifestó que no es necesario cargar con una tabla de composición de alimentos ni mucho menos una báscula, basta con cuidar la cantidad de comida que se consume y vigilar de forma periódica el peso.

Para cuidar las porciones, Infanzón Talango brindó algunos consejos básicos al comer basados en el cálculo con las manos.

Por ejemplo, se debe comer dos tazas de verduras lo que equivale al tamaño de dos manos abiertas o en el caso de frutas se debe ingerir una pieza lo que es el tamaño de un puño cerrado.

En el caso de la carne, se debe consumir una porción de 90 gramos lo que es igual al tamaño de la palma de la mano sin contar los dedos.

También recomendó revisar el plato del bien comer de la Secretaría de Salud, al considerar que es una herramienta visual muy útil que puede ayudar a seguir una dieta correcta.

“El plato del bien comer divide los grupos de alimentos en tres: las frutas y verduras de color verde, los cereales y tubérculos en color amarillo y las leguminosas y alimentos de origen animal en color rojo. En cada una de las comidas al día se debe incluir un alimento de cada grupo. Se recomienda hacer tres comidas y dos colaciones diariamente”, indicó.

El nutriólogo resaltó que es importante tomar en cuenta que la cantidad de alimentos que necesita una persona varía de acuerdo con la edad, el peso, la estatura, la actividad física y las enfermedades que se padecen.

Hizo un llamado a la población a evitar seguir dietas de moda y consultar a un profesional de la salud que determine las necesidades nutricionales de manera particular, ya que esto ayudará a mantener o alcanzar un peso saludable.