Será la primera vez que una empresa privada envía personas al espacio y es la primera ocasión desde 2011 que la NASA realiza un vuelo tripulado desde suelo estadounidense.