compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Los priistas que están en la carrera por la dirigencia estatal tienen nueve días para entregar al presidente provisional, Fernando Charleston, una planilla de unidad que les garantice el triunfo en 2018.

Ese fue el compromiso que los interesados en el cargo –unos con más posibilidades que otros- hicieron la noche del miércoles, en la primera reunión a la que todos fueron citados, y en la que, como era de esperarse, ninguno cedería terreno.

El primero en llegar a la sede del Comité Directivo fue Charleston, después de él, apareció el ex gobernador Jorge García Rubí, como el aspirante número 17, quien declaró haber recibido invitación a participar.

Su regreso a la vida pública, como presidente del PRI, dependería del consenso y del respaldo de la dirigencia nacional, explicó.

El diputado local Alberto Martínez aseguró que su capital político son dos elecciones consecutivas ganadas en urnas.

En caso de no recibir el respaldo de la mayoría, dijo que quien llegue, tendrá que garantizar que las candidaturas no se otorgarán como cuota de poder a las corrientes internas; lo anterior, con el objetivo de que el PRI postule a los cuadros que sumen votos para garantizar el triunfo al partido.

La diputada federal Rosalina Mazari indicó que como presidenta del PRI, ofrecerá a todos “piso parejo”, y una dirigencia que vigorice al partido con el único propósito de ganar en 2018.

Mario Chávez indicó que los aspirantes aceptaron el acuerdo de construir una planilla de unidad, en la que todas las corrientes y fuerzas queden representadas, en la presidencia, la secretaría general y las carteras del CDE. 

También quieren
Lisbeth Hernández, Matías Nazario, Maricela Velázquez, Hilario Campos, Irving Morales, Rafael Salgado, Rafael Cepeda, Víctor Hugo Manzo, César Cruz, Lilia Ibarra, Andrés González, Antonio Rodríguez y José Luis Salinas.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ /  [email protected]