compartir en:

San Antonio.- Un gran jurado de una Corte Federal en San Antonio presentó una acusación de cinco cargos contra James Mathew Bradley, el conductor del tráiler en cuya caja murieron asfixiados y por golpe de calor una decena de inmigrantes indocumentados el pasado 23 de Julio.

El procurador federal para el distrito oeste de Texas, Richard L. Durbin Jr., informó que Bradley, de 60 años de edad, fue acusado el miércoles de un cargo de conspiración para el transporte y el albergue de inmigrantes indocumentados por ganancias financieras con resultado en muerte, y un cargo de transporte de indocumentados, con resultado de muerte.

El gran jurado también emitió contra Bradley un cargo de conspiración para transportar y albergar indocumentados por ganancias financieras que resultó en graves lesiones corporales y puso sus vidas en peligro; un cargo de transporte de extranjeros indocumentados que ocasionó lesiones corporales graves y un cargo de posesión de un arma de fuego por un delincuente convicto.

Las acusaciones podrían conducir a Bradley a una sentencia de cadena perpetua o incluso de pena de muerte, indicó el procurador federal

De acuerdo a documentos presentados ante la Corte Federal, agentes del Departamento de Policía de San Antonio respondieron a una llamada para acudir al estacionamiento de una tienda Wal-Mart en el suroeste de San Antonio, poco después de la medianoche del domingo 23 de julio.

Un agente localizó un remolque detrás de la tienda, encontrando un número de personas de pie y acostadas en la parte trasera del remolque, y el conductor, Bradley, en la cabina.

En el lugar, los agentes descubrieron a 39 inmigrantes indocumentados. Según los registros judiciales, los inmigrantes estimaron que el remolque contenía entre 70 y 200 personas durante el transporte.

Los inmigrantes también informaron que se les cobraron diferentes tarifas para ser transportados. Las autoridades también recuperaron una pistola calibre .38 dentro de la cabina del tráiler.

Bradley fue detenido en el lugar y ha permanecido bajo custodia federal desde entonces.

De los 39 indocumentados descubiertos, 10 murieron, dos permanecen aun hospitalizados, 22 están detenidos bajo custodia federal en calidad de testigos materiales y cinco más (cuatro menores y un adulto) fueron dados de alta y entregados a las autoridades de inmigración.

Los cuatro menores están actualmente bajo la supervisión de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) mientras se analiza su situación migratoria. El caso del inmigrante adulto ha sido presentado ante una Corte de Inmigración para determinar su situación.

El incidente aun está siendo investigado por el Departamento de Policía de San Antonio y con la asistencia de la Oficina del Sheriff del Condado de Bexar y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Autoridades consulares mexicanas identificaron a 34 de los 39 inmigrantes localizados en el remolque como mexicanos, incluyendo a ocho de las 10 víctimas fatales