Cozumel, QRoo.- Por su extraordinaria ubicación, el observatorio del planetario Cha´an Ka´an se convertirá en uno de los mejores lugares para observar y vivir la lluvia de estrellas “Oriónidas”, uno de los fenómenos astronómicos más llamativos a la vista del ser humano.

En un comunicado, el Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología informó que se prepara para recibir a la gente que quiera presenciar el espectáculo.

La dependencia explicó que el mejor momento para la observación, será a partir de las 04:00 horas del próximo sábado 21 de octubre, y hasta las 06:30 horas.

Asimismo, informó que para todos los que planeen asistir, la recomendación es llegar con puntualidad, portar ropa cómoda y utilizar repelente para mosquitos.

Además, anunció que por tratarse de un evento especial, la cafetería cultural Café-Cassini, del planetario Cha´an Ka´an, permanecerá abierta para “llenar de sabor la desvelada”.

El Planetario de Cozumel Cha'an Ka'an cuenta con la tecnología de punta más moderna en América Latina, que incluye un sistema Digistar 5 con 6 proyectores que son capaces de transmitir imágenes 3D y en 2D en un área de proyección de 360 grados, lo que permite al visitante ver el sistema solar, constelaciones o hasta otras galaxias de manera única en México y Latinoamérica.

También se cuenta con proyecciones o películas exclusivas para Domo.

De acuerdo con información que proporcionó la dependencia estatal, una lluvia de estrellas ocurre cuando un cometa o asteroide viaja por el interior del sistema solar y deja restos de sí mismo en su paso alrededor del sol.

Cuando la Tierra atraviesa la nube de escombros que dejó el objeto celeste, pueden verse caer a los meteoros (estrellas fugaces), y a los restos que logran sobrevivir al paso por la atmósfera y llegan a la superficie de la Tierra con el nombre de meteoritos.

Por temporadas, las estrellas fugaces aumentan en número y se asocian a una constelación, la cual da origen a su nombre.

Es este caso particular, a finales de octubre se esperan las Oriónidas, caracterizadas por provenir de la constelación de Orión, ser muy brillantes y rápidas.

Esta lluvia de estrellas proviene de los restos que dejó el cometa “Halley”, visible cada 76 años, en su última orbita cercana a la Tierra.