compartir en:

En el primer cuadro de Cuernavaca, este señor ofrece los chalecos oportunamente para el frío, el viento o la lluvia. También contribuye a evitar enfermedades respiratorias.

Foto: Luis Flores / DDM