México.- De los dispositivos médicos patentados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la mayor parte son órtesis (mecanismos externos aplicados al cuerpo) y prótesis, seguidos por insumos y equipo de uso odontológico.

El jefe del Departamento de Ingeniería en Sistemas Biomédicos de la Facultad de Ingeniería, Jesús Manuel Dorador González, refirió que no obstante, de 2010 a 2016 el número de patentes en esa área fue de 19, debido a que se desarrolla tecnología y equipos médicos, pero no se protegen, “lo cual se debe resolver”.

De ese total, precisó en un comunicado, siete corresponden a la Facultad de Ingeniería, cuatro a la Odontología y el mismo número a la de Medicina, a las que se suman otras entidades, como la de Ciencias.

Al participar en el encuentro “Innovación en la industria de dispositivos médicos, UNAM 2017”, el académico refirió que aunque la oferta tecnológica de la universidad es enorme, el reto de proteger las ideas se suma al desafío de la comercialización de los desarrollos, y “en eso nos estamos atorando”.

Como ejemplos de las innovaciones de Ingeniería, mencionó el diseño de manos protésicas que pueden mover los dedos y ser controladas de forma independiente; un exoesqueleto y un sistema polisonográfico para detección del estado de vigilia-alerta en conductores de autotransporte.

A su vez, el coordinador de Transferencia Tecnológica de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM, Julio César Cosbert Vázquez, refirió que el mercado mexicano de dispositivos médicos tiene entre sus categorías más dinámicas los ortopédicos, con 13.70 por ciento; seguido por los nefrológicos y urológicos, con 12.30 por ciento.

Detalló que le siguen los oftálmicos, con 11.80 por ciento; cuidado de heridas, con 10.80; de diabetes, con 6.5; y diagnostico in vitro, con 2.2.

Esos segmentos acumulan 57.3 por ciento del mercado que está dominado por empresas globales y cuya tasa media de crecimiento es de 5.2.

Los principales productos ortopédicos requeridos son placas y tornillos, así como instrumentos para artroscopía, seguidos de la reconstrucción de articulaciones (móviles como rodilla, y semimóviles, como cadera).

Los dispositivos nefrológicos tienen un mercado importante: el equipo para diálisis ocupa el primer lugar de consumo, seguido por artículos para incontinencia urinaria, como pañales.

En cuanto a los dispositivos oftálmicos, los más buscados son los del cuidado de la visión, seguido de los lentes intraoculares; para la diabetes, lo más requerido son los instrumentos para el control de la glucosa, luego los mecanismos para la liberación de insulina.

La titular de la División de Gestión Tecnológica e Innovación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Fátima Itzel López Fernández, comentó que profesionales de la salud e ingenieros biomédicos que conocen las necesidades de esa instancia generan ideas, “y nosotros evaluamos la viabilidad tecnológica y posibilidad de protegerlas”.