París.- Portugal se levantó del golpe anímico tras la lesión de Cristiano Ronaldo y, contra todos los pronósticos, se coronó campeona de la Eurocopa 2016, al vencer 1-0 al anfitrión, Francia, en tiempos extra.
Los aficionados que esperaban una final emocionante, tanto franceses como portugueses, se quedaron con las ganas, luego que se apreció a dos equipos muy amarrados, preocupados más por no perder que por ganar.
Antes de los 20 minutos, un pase de Dimitri Payet al área enemiga, rematado por Antoine Griezmann y atajado de gran forma por el arquero portugués Rui Patricio, fue lo más atractivo del primer lapso.
El resto prácticamente pasó desapercibido. De forma lamentable llamó más la atención la lesión del delantero Cristiano Ronaldo, quien por un golpe de Payet abandonó el campo, al 25, para dejar su lugar a Ricardo Quaresma.
El alargue estuvo cerca de evitarse tras una gran jugada individual de André-Pierre Gignac, quien ingresó de cambio, y que con media vuelta se quitó a Pepe para disparar, pero el poste derecho le negó el gol y obligó a media hora más de juego.
En la primera parte del alargue, el nerviosismo fue notorio en el juego, Francia tuvo más el balón, pero Portugal buscaba una jugada a balón parado.
En la segunda prórroga, el temor se apoderó de los franceses y la confianza se elevó en los lusos, quienes dieron un avisó primero en tiro libre de Guerreiro, quien estrelló su tiro en el travesaño.
Después, Éder se vistió de figura y héroe al recibir balón de espalda, abrirse el espacio, quitarse al mismo Koscielny y sacar disparo raso complicado para Lloris, con el que firmó el 1-0 de campeonato de Portugal, mismo que se les negó en 2004 ante Grecia.