compartir en:

Cuernavaca.- Escucha hablar de unos Juegos Olímpicos y todavía se le enchina la piel. El ex futbolista morelense Carlos García Cuevas fue afortunado al asistir a Montreal 1976, junto con el ídolo Hugo Sánchez Márquez. 
Jugó para el Monterrey, Zacatepec, Pachuca y Atlante. Todos lo conocen como el “Poro”, un apodo que le pusieron desde su infancia en la brava colonia de La Carolina de Cuernavaca, a finales de los años 50’s.
En aquellos años, su abuelo lo llevó a CU, y ahí el “Poro” supo que su futuro estaría en el balompié profesional.
En el año 1973, Carlos entrenaba en el equipo de la Prepa, y su entrenador Rubén Uribe lo mandó a probarse con la Selección Nacional Amateur, junto con chavos como Armando Mejía, Mario Wilbert, René Alcalde y Guadalupe Díaz.
Se trataba del inicio del nuevo proceso olímpico de Diego Mercado y Alfonso Portugal, después de Munich 1972.
“Fuimos a la Ciudad de México y nos encontramos en unas pruebas con cientos de jugadores de todo el país. Algunos venían de las inferiores del Atlético Español o América”, recuerda.
Carlos García se hizo de un lugar en el medio campo del Tricolor, aunque también jugó como defensa central o lateral. Dice que jugó más de 100 partidos internacionales en distintas giras.
En 1976, cuando ya tenía un precontrato con el Monterrey, el “Poro” y la selección viajaron a los Juegos Olímpicos de Montreal. 
“Cuando aparecí en la lista definitiva fue una satisfacción grandísima; de ahí, dije: ‘lo que venga Dios mío, gracias por esta bendición’.
“Antes, quedamos en cuarto lugar en Toulon. Fuimos campeones en Canes, en el Preolímpico y en el Panamericano”, afirma Carlos, el cuarto de siete hermanos.

TENÍAN HAMBRE
Su mirada se pierde entre los recuerdos cuando dice que él y sus compañeros estaban deseosos de éxito... y la mayoría lo consiguió.
“Teníamos hambre de ser alguien en la vida, porque a todos nos costó y sufrimos demasiado para llegar. Luchábamos cada día, porque eran selecciones enteras las que estaban abajo esperando un lugar.
“Hugo (Sánchez) era un jugador más, todos éramos un equipo completo; era una selección muy completa. 
“Hugo y Victor Rangel eran goleadores natos; decían que Victor iba a triunfar, pero resultó al revés, Hugo fue el crack”, admite.
La experiencia en su debut olímpico no la cambia por nada.
“Es una emoción increíble. No te sé decir qué es lo que se siente cuando están entonando el Himno Nacional (Mexicano), todavía la piel se me pone chinita. Se te viene a la mente tu familia, la gente que te quiere. Son cosas difíciles de expresar”, añade Carlos.

Orgullo de la Carolina
Dice que es un orgullo ser de colonia Carolina.
“Nací cuando La Carolina estaba en piedras. Estaba muy mal, pero nunca pensé en quedarme ahí, busqué salir adelante y mi salida fue el futbol, siempre tuve muy claro ser jugador profesional.
“Imagínate, viniendo de La Carolina, sin nada; desde abajo, y de repente se te presenta esta oportunidad, y no queda otra porque te están viendo tus amigos, tu novia, tus papás y hermanos”, dice el “Poro”, quien de vez en cuando visita el barrio para saludar a sus viejos amigos “y todavía se acuerdan de mí, tengo buenas amistades ahí.”
A su regreso de los Juegos Olímpicos, Carlos debutó en Primera División con el Monterrey, club que ya le daba una beca desde 1974. Después se fue al Zacatepec, Pachuca y Atlante, en Primera División. También militó en el Morelos y Salamanca, de la Segunda Nacional.
Actualmente tiene 62 años de edad y juega con los veteranos, aunque tomó un descanso de un año por una operación de cadera a la que se sometió hace un par de meses; después de eso, espera seguir dándole al futbol, un deporte que le cambió la vida. 

No le tiene fe al Tricolor actual

Cuernavaca.- Pese a ser la campeona defensora, Carlos “Poro” García admite que la selección mexicana que encabeza Raúl Gutiérrez no está tan fuerte como la que ganó el oro en Londres 2012.
“Fui a Zacatepec para verlos fisicamente. Me parece un equipo que tiene muchas individualidades. ‘Chucky’ lozano es un crack, el tipo que rompe cualquier defensa, pero no veo un equipo compacto , un equipo de peso.
“No sé por qué dicen que esta selección es más fuerte que la de Luis Fernando Tena (en Londres 2012). Estaba Giovani (dos Santos), Fabian (de la Mora), (Javier) Aquino. Si nos vamos al medio campo estaba (Carlos) Salcido; abajo estaba (Hiram) Mier, (Néstor) Vidrio, son  jugadorazos. 
“No entiendo por qué no llevaron a (Chuy) Corona. Por favor, tienes que aprovechar su experiencia del pasado olímpico; era el ideal”, afirma “Poro”, quien opina que Marco Bueno no está para selección.
“No los veo con esa rabia, esas ganas de querer ganar partidos. No sé si ahora la mentalidad sea diferente. Recuerdo que yo metía hasta la cara, me barría (...) Víctor Rangel y Hugo Sánchez venían y se la rajaban.
“Pero no lo veo en mi selección; me gustaría verlos más aguerridos y que pelearan más. 
“Cuando hay un partido internacional y veo que no cantan el Himno Nacional, eso no puede ser, de ahí partes para que te salga esa adrenalina. Ir a Juegos Olímpicos es ir súper preparado, ahora ganan mucha lana los chavos. 
“A la mejor no tienen esa hambre, esa necesidad que tenemos los que veimos de abajo, que necesitamos trabajar para tener un mejor coche, una mejor casa”, añade.

Por: Santiago Beltrán
[email protected]