Más de tres mil vuelos fueron cancelados y más de dos millones de personas quedaron sin servicio eléctrico, como balance preliminar de la tormenta invernal Quinn, que azota el noreste de Estados Unidos.

 

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) reportó acumulaciones de nieve y bajas temperaturas en los estados de Pensilvania, Nueva Jersey y Nueva York, y la región de Nueva Inglaterra.

Se espera que la nevada más fuerte tenga lugar en el estado de Maine, donde existe el riesgo de acumulaciones superiores a los 40 centímetros de nieve antes que termine la semana, señaló el NWS.

Aunque se descarta el riesgo de precipitaciones de nieve en la capital federal, Washington, en las ciudades de Nueva York y Boston se pronosticaba la acumulación de hasta 35 centímetros de nieve en las próximas horas.

 

Más de 350 vuelos habían sido cancelados hasta esta tarde en el aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey; otros 340 en La Guardia de Nueva York; más de 250 en la terminal neoyorquina John F. Kennedy; más de 180 en Boston, y más de 130 en Filadelfia, indicaron autoridades.

Además de las cancelaciones, otros nueve mil vuelos sufrían retrasos en todo el país.

El NWS pronosticó temperaturas por debajo del promedio para el medio oeste de Estados Unidos, incluida la zona de los grandes Lagos y para el noreste del país.

TAGS EN ESTA NOTA: