compartir en:

iPhones, Macs y, ahora, electricidad. La firma de California ha logrado autorización para vender el exceso de energía que producen sus granjas solares

Apple se ha unido en los últimos años al selecto grupo de firmas tecnológicas (Google, Microsoft, Amazon) que han optado por invertir en energías renovables para alimentar sus necesidades energéticas. Pero sólo Apple (y Alphabet, que lo logró años atrás) tiene permiso del gobierno de Estados Unidos para convertirse en una compañía eléctrica. A partir de ahora. la firma de la manzana puede vender electricidad.

Las implicaciones de esta medida se pueden resumir en tres puntos: le permite presentarse como una compañía responsable con el medio ambiente frente a sus accionistas, le independiza respecto a las red eléctrica convencional y le ahorra una interesante cantidad en concepto de impuestos.

Un estudio del departamento de Energía de Estados Unidos asegura que cada planta de un centro de datos consume entre 10 y 50 veces más que una planta de un edificio de oficinas convencional. Y Apple, como muchas de las grandes tecnológicas, se ha posicionado no sólo en la venta de 'hardware' sino también en la oferta de servicios de almacenamiento en la nube (iCloud) o de comercio 'online' vía Appstore.

Esa demanda alza hace que las cifras que manejan las grandes firmas tecnológicas vayan a destrozar todas las previsiones. En 2014, consumieron 8,3 millones de MWh y el calculo se dispara de cara a 2020: se estima que la cifra estará entre los 18,5 y los 37 MWh.

La maniobra de Apple le permitirá vender a la red el excedente de producción que no vaya a utilizar de la planta de energía solar que First Solar, firma del sector, tiene en Monterrey. Ese movimiento le costó a Apple cerca de 760 millones de euros y le ofrece a cambio 130 megavatios de energía solar durante los próximos 25 años.

 

Nota recomendada Todo lo que Microsoft sabe de ti