compartir en:

El precio del pescado y de los mariscos está por las nubes, no sólo por el inicio de la Cuaresma, también por el mal clima que se ha registrado en el país, aseguran los comerciantes del centro comercial Adolfo López Mateos (ALM).
Locatarios del área de pescaderías informaron que en los últimos días los precios se han incrementado en un 40 por ciento de su tabulador normal “no tanto por la Cuaresma, sino por el mal clima”.
El frío que se ha presentado en casi todo el país ha ocasionado que los pescadores no puedan salir por su producto debido al fuerte oleaje, en consecuencia, el pescado y marisco comienzan a escasear.
Confiaron en que el fin de semana las condiciones climatológicas mejoren y con ello los precios se mantengan estables, incluso, podría presentarse una disminución de los precios.
“Para el fin de semana, si el clima mejora, los precios no estarán tan altos como ahora, pero conforme avance la Cuaresma podría presentarse un ligero aumento”, dijo Felix López, comerciante.
Los vendedores de pescado coinciden en que este tipo de carne es una excelente opción para esta época, “a pesar de su incremento es accesible comparada con las carnes rojas, cuyo kilogramo, por ejemplo la de res, alcanza los 130 pesos, mientras que el de mojarra es de 90 pesos el kilo pero del tamaño más grande”.
Además, no sólo existe la mojarra, hay otros pescados que son más económicos y el sabor es el mismo, por ello invitan a las amas de casa a que pregunten qué otras opciones de pescado y marisco se tienen para que no afecte su bolsillo y pueda adquirir este tipo de carne.
Entre las especies más conocidas se encuentran el atún, sardina, calamar, trucha, tilapia, robalo, lisa y sierra, que son las que se expenden a un menor precio, además de ostión, camarón y langosta, entre otras.
En el pescado se encuentran todos los nutrientes que están implicados en el crecimiento y desarrollo de los niños y jóvenes, ya que contiene proteínas de alta calidad, ácidos grasos Omega-3, minerales como el calcio, hierro, yodo, zinc y fósforo, así como vitaminas A, D y E, y las del grupo B, por lo que la Cuaresma es  temporada ideal para consumir este producto de alto valor nutricional. i