Un error garrafal fue el que cometieron las autoridades yucatecas al imprimir un lote de 4,000 placas que empezarían a circular este primero de enero de 2020.

Y es que ayer, durante la presentación del nuevo diseño de las placas, se dieron cuenta que la imagen que engalanaba el metal pertenecía a la catedral del estado de Campeche y no a la de Yucatán.

De inmediato los comentarios no se hicieron esperar y aunque el gobernador pausó la conferencia durante unos minutos, salió a dar la cara por tan lamentable confusión: “Efectivamente hay un error, y se debe corregir. Honestamente las dos catedrales son muy parecidas, y por eso el error”