Los sistemas de monitoreo del volcán Popocatépetl detectaron incandescencia y anomalías térmicas durante las últimas horas, las cuales están asociadas al crecimiento del domo 78, observado durante el sobrevuelo realizado el pasado 16 de marzo.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) señaló que la nubosidad en la zona del coloso impidió su observación de manera continua, pero se identificaron 57 exhalaciones de baja intensidad acompañadas de vapor de agua y gas.

En su reporte más reciente, indicó que además se registraron dos sismos volcanotectónicos y se observó incandescencia que se incrementó al momento de algunas emanaciones de gases y vapores.

Refirió que a pesar de que no se puede observar al Popocatépetl, la actividad sísmica del volcán permanece sin cambios importantes, por lo que el Semáforo de Alerta Volcánica está en Amarillo Fase 2.

El Cenapred apuntó que continúa el radio de seguridad de 12 kilómetros, por el peligro que implica la caída de fragmentos balísticos, deslaves y flujos de lodo, mientras que el tránsito está controlado entre Santiago Xalitzintla y San Pedro Nexapa, vía Paso de Cortés.

En caso de caída de ceniza, recomendó cubrir nariz y boca con un pañuelo húmedo o cubreboca, limpiar ojos y garganta con agua pura, así como utilizar lentes de armazón, evitar los de contacto para reducir la irritación ocular, también cerrar ventanas o cubrirlas y permanecer lo más posible dentro de la casa.

El organismo añadió que el monitoreo del coloso se realiza de forma continua las 24 horas y cualquier cambio en su actividad será reportado de manera oportuna.

 

TAGS EN ESTA NOTA: