compartir en:

Río de Janeiro.- Los cuatro nadadores estadunidenses, que el pasado domingo dijeron haber sido víctimas de un asalto, mintieron para tratar de salir indemnes de vandalismo en una gasolinera de Río, dijo la policía, que impidió a dos de los atletas volver a su país.

La tesis del asalto a mano armada, que provocó alarma y acaparó titulares en todo el mundo tras haber afectado al medallista Ryan Lochte, sería apenas una tapadera, según las autoridades brasileñas, que obligaron a dos de los afectados (Gunnar Bentz y Jack Conger) a bajar de un avión que iba a salir a Estados Unidos.

Los dos atletas fueron interrogados por cuatro horas en el aeropuerto, pues aún deberán responder en Brasil a nuevas preguntas de los oficiales que investigan lo ocurrido y a eventuales cargos por falso testimonio.

La policía, que visionó imágenes de la Villa Olímpica y de una gasolinera donde los atletas habrían entrado el domingo tras participar en una fiesta, aseguró que no hubo asalto por parte de criminales supuestamente vestidos de oficiales de seguridad, como Lochte y sus tres compañeros relataron.

Ayer una juez decretó la incautación de los pasaportes de los cuatro estadunidenses, aunque Lochte ya se encuentra en Estados Unidos, donde explicó a la cadena NBC que sí hubo asalto, pero modificó varios de los detalles de lo supuestamente ocurrido el domingo.

Por: DDM STAFF