compartir en:

En el marco del Día del Ahijado, ciudadanos coinciden en que la relación padrino-ahijado ya no se mantiene. Otros señalan que domina la relación de compadrazgo.

"Ya no se respeta, porque ya no se llevan a cabo las tradiciones, como los bautizos o los padrinos de salida de primaria o secundaria.”  Betzy Morales, empleada

"Ahora ya no es la relación padrino-ahijado, si no sólo el hecho de ser compadres entre amigos. Creo eso les importa más en estos tiempos.”  Emmanuel Alcalá, trabajador

"Debería conservarse la tradición porque al final es una persona que también cuidará de tu hijo, y se debe elegir bien al padrino o madrina.”  Gerardo Peña, trabajador

"En mi caso respeto eso; siempre que veo a mis padrinos me dirijo a ellos con respeto, creo que es una bonita tradición y costumbre.” Miriam Ortiz, estudiante

"A mi parecer, se están perdiendo esas tradiciones, somos pocos los que a pesar del tiempo seguimos en contacto con los padrinos o madrinas.”  Juan Ramírez, trabajador

"Siento que existe más la relación de compadrazgo, porque a los ahijados a veces ni los pelan, pero yo si respondo por mis ahijados.”  Aracely Mercado, secretaria

"Me parece muy valiosa esta relación padrino-ahijado, este tipo de enlace es para toda la vida; lo malo es que luego se olvidan de los ahijados.”  Fabiola Terrones, empleada

"Existe una frase que aún la oigo de vez en cuando y dice: -El ahijado al padrino: ¡Bendición  Padrino!, y contesta el padrino: -¡Dios te bendiga hijo!”  Jorge Prieto, empleado

"No se ha perdido la tradición, lo que pasa es que ya no se practica. Se supone que en caso de que falten los padres, los padrinos darían el sustento y como enfrentar la vida.” Juan Sánchez, comentarista

"Poco a poco se ha ido perdiendo la tradición, pero en mi caso a mis padrinos los quiero mucho (...) y mis compradres son de mi misma familia.”  Norma Popoca, ingeniera

Por Staff / DDM