En las faldas de los cerros en Tlayacapan se pueden observar miles de pencas de nopal que abarcan muchas hectáreas y el colorido es de un verde suave a la vista, y es que desde el camino viajando en automóvil, por esta carretera se pueden apreciar las huertas de esta rica planta comestible; son muchas personas involucradas en la comercialización de este producto morelense.
Los pobladores de Tlayacapan y demás pueblos cercanos se dedican al cultivo, del cual dan cuenta de varios y ricos platillos que elaboran; agregan que es muy recomendado para gente que padece diabetes
La organización es crucial para comercializar el nopal, en la zona aledaña existen centros de acopio para la captación del producto y han logrado colocarlo a nivel nacional e internacional pues es de vital importancia en la canasta básica y muy apreciado por su rico sabor.

Fotos y texto: Luis Flores / DDM