Los supermicrobios son bacterias que desarrollaron resistencia a las medicinas comúnmente utilizadas para combatirlas, y. en algunos casos, aun a las sustancias utilizadas como último recurso, lo cual se ha convertido en una crisis de salud pública.

Los piojos y otros insectos también se han fortalecido contra los piretroides, el ingrediente activo en la mayoría de los productos para combatir estas plagas.

Así, pues, Los súperpiojos son insectos fortalecidos, que desarrollaron resistencia a los tratamientos y que justo ahora podrían estar trepando por sus cabellos y caminando en su cabeza.

De acuerdo con una investigación de la Sociedad Química de Norteamérica, presentada en su vigésimo quinto encuentro nacional, la población de piojos en al menos 25 estados de la Unión Americana se fortaleció.

De acuerdo con Kyong Yoon, profesor en la Universidad del Sur de Illinois, quien fue parte de la investigación que inicialmente descubrió estos ultra resistentes animales, colectaron 109 poblaciones de piojos y descubrieron altas mutaciones en 104 de ellas.

Los piretroides son versiones sintéticas de un químico que se encuentra originalmente en el crisantemo. Actúan directamente en los receptores del sistema nervioso de los animals, paralizándolos y matándolos, eventualmente.

Vas a necesitar más

A través de los años, los piojos han evolucionado de tal manera que los químicos no entran más en los receptores, a través de un cambio en la química de los insectos-

Por alguna razón, de acuerdo con la investigación, Michigan es el único estado de la Unión Americana en el que los piojos no oponen resistencia.

Cada año, entre 6 y 12 millones de casos de pediculosis en niños entre 3 y 11 años se registran en Estados, según las autoridades sanitarias.

Así, pues el tratamiento de los súper piojos es un tema que preocupa a algunos, pues si bien esta plaga no esparce ninguna enfermedad, al requerir una mayor cantidad de químicos incrementan los riesgos. Y sin importar cuánto se utilice, no existe la garantía de que los piojos se van a mantener a raya.

En México también

En México, algunos pediatras también afirman que los piojos y liendres son más resistentes y ya no se mueren con la permetrina.

Por ello, la ciencia médica ha desarrollado otras sustancias que permiten eliminar estos insectos y sus huevos sin lesionar la piel. Por ejemplo, los productos que tienen dimeticona no contienen insecticidas y no crean resistencia si se utilizan de forma preventiva o combativa.

Otra sustancia que también se utiliza para matar piojos y huevecillos es el Malathion, pero no es apto para menores de seis años de edad ni en adultos mayores (quienes también se contagian porque conviven con sus nietos).

Actualmente, en algunas ciudades de México, como la Ciudad de México y Mérida, existen clínicas antipiojos en las cuales se da tratamiento sin químicos ni pesticidas para remover a los insectos mediante el cepillado del cabello con peines de cerdas finas y muy cerradas, además de técnicas de aspirado, con las que se garantiza la erradicación del contagio.

Dermatólogos pediátricos insisten, sin embargo, en que los tratamientos químicos, pese a ser menos efectivos, siguen funcionando. Y si no trabajan con efectividad, dicen, es porque los parientes no las usan como debe ser.

Afirman que es necesario aplicar los productos dos veces al día, durante siete días, por lo menos, y dejarlos en la cabeza por lo menos cinco minutos.

Algunos otros productos se deben dejar toda la noche sin considerar las quejas de los críos, que regularmente detestan el olor.

Y si nada parece funcionar, siempre se puede recurrir a los remedios de la abuela.