La velocidad no es el único reto para los pilotos de carreras; temperaturas de entre 40 y 60 grados en la cabina del auto es un desafío para no perder la concentración, al tiempo que pierden en promedio entre dos y tres kilos por deshidratación en cada competencia.

Para mantener la fuerza en brazos, cuello y tronco que requieren, se ejercitan fuera de las pistas, además de que llevan una dieta rica en carbohidratos y proteína para no perder masa muscular, comentaron pilotos de la Nascar Toyota Series.

El apoyo psicológico es también importante para algunos de ellos, pues la presión a la que están sometidos en cada fecha que cumplen requiere de su máxima concentración y no pueden distraerse con otros pensamientos, ni temer a un accidente mientras controlan su auto a velocidades que superan los 200 kilómetros por hora.

Hugo Olivera destacó la importancia no sólo de llevar una dieta balanceada, sino también de evitar variaciones en su peso, porque cada automóvil está construido de acuerdo a la masa corporal del piloto y baja o sube algunos kilos se modifica el trabajo del equipo técnico.

“Hay un peso mínimo del coche, aproximadamente mil 300 kilos y el ingeniero va poniendo y quitando piezas según lo que pesa el piloto, yo en mi caso peso alrededor de 65 kilos y hacen el coche para un piloto que pesa eso”, agregó.

Mientras que su colega Rubén Pardo, detalló que cada carrera dura aproximadamente 90 minutos, pero el desgaste es de todo el fin de semana por las prácticas, calificaciones y la misma competencia. Todo esto causa deshidratación y varios días antes tienen que tomar líquidos, sobre todo con electrolitos.

“Tenemos hidratación previa a la carrea tomando tres o cuatro litros al día, y en la carrera llevamos en el automóvil un cilindro de litro y medio, está conectado con una manguera al casco y un botón al volante para suministrar el líquido”, comentó.

En ese sentido, Santiago Tovar compartió que quienes se dedican al automovilismo tienen que tener una muy buena condición cardiovascular y una buena condición física en general.

Resaltó que se necesita fuerza en brazos y cuello, “sobre todo en el cuello, porque sobre todo en los óvalos (curvas) experimentamos mucha fuerza hacia un lado nada más y el cuello acaba agotado.

El desgaste no es sólo físico, también es mental, por lo que un masaje antes o después de cada fecha (10 o 12) de cada serie les ayuda a relajarse, y en algunos momentos la asistencia de un psicólogo es de gran valor para manejar el estrés al que están sometidos.

Coincidieron que se trata de un deporte emocionante al igual que costoso, por lo que recomendaron a quienes deseen dedicarse a esto, iniciar en las pistas de Go Karts y saber manejar la presión que la alta velocidad y la competencia implican, para tomar las mejores decisiones.