CUERNAVACA, MORELOS.- El robo hormiga por parte de los trabajadores puede impactar la balanza general anual de las empresas hasta en un diez por ciento.
El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), delegación Cuernavaca, Antonio Sánchez Purón, confirmó que este es uno de los principales problemas que afecta al comercio establecido, tal como lo reveló la Encuesta de Victimización de Empresas 2017, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
Indicó que al sector le preocupa la situación, que en los casos más graves, ha llevado a la quiebra a los negocios.
Para enfrentarlo, la cámara y sus agremiados ya tomaron cartas en el asunto, con capacitación y apoyo para que los negocios modifiquen sus sistemas de administración de inventarios e insumos.
Antonio Sánchez señaló que en la actualidad la tecnología pone al alcance herramientas de control que pueden inhibir las prácticas comunes que lesionan, en el largo plazo, la balanza financiera de los negocios.
“Son robos que pueden oscilar entre 30 y 50 pesos, que en un saldo diario de 5 mil pesos, pueden no ser notorios, pero en un plazo de 30 días, se convierte en una cantidad importante para la operatividad de la empresa”, detalló.
Sánchez Purón atribuyó el problema a la falta de controles del empresario y a la deslealtad de los empleados.
El robo hormiga no sólo se da en dinero en efectivo; tiene varias modalidades, desde mercancía, comida, insumos para mantenimiento, etcétera.
El dirigente de la Canaco reconoció que el problema también puede tener su origen en una mala retribución de los patrones a sus empleados, pero agregó que aún en las empresas y negocios que pagan salarios competitivos a sus trabajadores, atienden sus necesidades de seguridad social y les ofrecen incentivos, sufren de robo hormiga.

Segundo
Encuesta de Victimización arroja que el segundo delito más frecuente es el robo o asalto de mercancía, dinero, insumos o bienes y robo hormiga, el primer lugar lo ocupa la extorsión.

"Hay casos en los que ni con una buena remuneración y un programa de incentivos se puede lograr que el empleado no caiga en ese círculo vicioso; la opción es que los negocios cuenten con mejores controles de su operación.” Antonio Sánchez Purón, presidente de Canaco

 

Por: Antonieta Sánchez / [email protected]