compartir en:

En México, entre 15 y 20 por ciento de la población padece pie plano y de no ser tratado con oportunidad, puede ocasionar desgaste articular de tobillo, rodilla, cadera y columna.
Se caracteriza por: Ausencia o deformidad del arco de la planta del pie.
Se puede identificar a cualquier edad, es conveniente que sea diagnosticado a partir de los dos años, ya que antes y desde el nacimiento los infantes cuentan con un cojinete graso en esta parte del pie que puede dar la apariencia de pie plano.
Existen varios tipos de pie plano: Flexible, donde se presenta debilidad de músculos y ligamentos en esta parte del cuerpo
Rígido, caracterizado por deformidad en los huesos de la extremidad y acortamiento del tendón de Aquiles.
El tratamiento varía de acuerdo al tipo de pie plano del paciente. Va desde ejercicios como caminar de puntas o en suelo irregular como alfombra, pasto o arena; uso de analgésicos y antinflamatorios, e intervención quirúrgica.
Asimismo, se recomienda la utilización de plantillas ortopédicas para mejorar el soporte, la marcha y las pisadas.
Para diagnosticar pie plano, se utiliza un plantoscopio o baropodometro, los cuales ayudan a identificar los puntos de apoyo de la extremidad. i
Agencias

Frecuencia
Entre 15 y 20 por ciento de la población padece pie plano.

Efectos:
Desgaste articular de tobillo, rodilla, cadera y columna vertebral.