La pasada madrugada del martes 04 de octubre, Esmeralda Gallardo de 45 años, madre de Betzabe Alvara, fue asesinada por un grupo de personas armadas. 

Esmeralda tenía cerca de un año y medio buscando a su hija desaparecida desde el 2021.

En sus últimos días, Esmeralda había señalado a un vendedor de drogas o narcomenudista como el presunto responsable por la desaparición de su hija. 

Lo que probablemente provocó el ataque al norte de la capital de Puebla, en la colonia Villa Frontera. De acuerdo con algunos testigos, la víctima fue perseguida y asesinada alrededor de las 6 de la mañana.

Justicia para Blanca Esmeralda

Este asesinato ya ha sido condenado por Colectivos de familiares de personas desaparecidas y organizaciones defensoras de derechos humanos.

De igual forma, el representante de México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Guillermo Fernández-Maldonado, ha condenado el asesinato de Esmeralda como algo inaceptable. 

Señalando que dicha muerte “es un nuevo doloroso recordatorio del alto riesgo y desprotección en que muchas familiares de personas desaparecidas se ven obligadas a realizar labores de búsqueda y exigencia de justicia”. 

La muerte de esta madre, no es la primera en ocurrir, pues hace aproximadamente un mes, en Sinaloa, asesinaron a Rosario Lilián, una madre que buscaba también a su hijo desde el 2019. 

Ella fue interceptada y secuestrada por un grupo de hombres después de haber salido de una parroquia donde se había realizado una misa conmemorando el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzadas.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado