compartir en:

Los bancos con mayor participación en el mercado mexicano podrían abrir su red de cajeros automáticos a instituciones pequeñas para fomentar la competencia, de acuerdo con un artículo publicado este lunes en el diario El Financiero.

En la actualidad, el Banco de México permite a instituciones firmar convenios para compartir sus redes de cajeros, ya sea con costo o sin él para el usuario, pero algunas voces se han pronunciado por eliminar el cobro por utilizar cajeros de otros bancos, para obligar a las instituciones a competir en otro ámbitos como servicio, rendimiento e innovación en productos.

Se trata de un proceso parecido al que se aplicó a Telmex hace unos años, cuando el Instituto Federal de Telecomunicaciones le obligó a compartir su red con sus competidores, lo que ha permitido reducir de manera sustancial las tarifas en el sector.

Sin embargo, existen voces en contra. El director general de BBVA Bancomer, Eduardo Osuna, estimó que la medida inhibiría la inversión por parte de los grandes bancos, lo que pone en serio riesgo el crecimiento de este tipo de dispositivos.

“Algunos bancos comparten sus redes y es simplemente por ser más eficientes en la inversión que están haciendo. Si la regulación obligara a compartir la infraestructura sería en detrimento del sistema y por tanto en detrimento del usuario, porque en ese momento algunos bancos tomaríamos la decisión de dejar de invertir”, indicó.

Otra solución sería crear una empresa dedicada a la operación de cajeros automáticos, lo que liberaría a los bancos de estas inversiones.