compartir en:

El sector obrero pidió al Ejecutivo atender con crédito hipotecario a más de siete millones de trabajadores que ganan menos de 2.7 salarios mínimos (cinco mil 916.24 pesos mensuales) y que por las reglas del Infonavit no podrían tener un crédito.

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y presidente de la Asamblea General 112 de Infonavit, Carlos Aceves del Olmo, pidió al Ejecutivo que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) atienda a este segmento.

Durante la 112 Asamblea General del Infonavit, en presencia del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, Aceves del Olmo, aseguró que hay unidad entre los sectores obrero, patronal y gobierno en el Instituto.

En los últimos años, apuntó, se lograron acuerdos importantes, por lo que hay que seguir por ese camino para devolverle la vocación al Infonavit, creado para dar crédito a los que menos tienen.

“Hoy tenemos buenos números, tenemos buenas finanzas, pero también tenemos más de siete millones de trabajadores que ganan 2.75 veces el salario mínimo y que con las reglas actuales del Instituto no podrían acceder al crédito y ojalá este se haga realidad”, dijo.

El representante del sector de los trabajadores en el Infonavit también propuso que las viviendas abandonadas que registra el instituto, que son decenas de miles, se rehabiliten y se pongan a renta para los afiliados al organismo, por medio del programa Arrendavit, con rentas de 250 pesos.

“Nos sale más caro tenerlas ahí, incluso que donarlas”, dijo al precisar que “es muy importante que le demos esperanza a la gente y si en lugar de comprar esas casas que están abandonadas se las rentamos en 250 pesos ellos van hacer un esfuerzo para tener esa casa bien”, consideró.

En este sentido, pidió la colaboración de las desarrolladoras de vivienda para que las casas abandonadas se rehabiliten y puedan colocarse en el mercado de renta.

Aceves del Olmo también aplaudió la Promulgación de la Ley del Infonavit, por la desindexización de los créditos hipotecarios del Instituto del salario mínimo, pues recoge el interés de todas las organizaciones obreras e impulsa que el crédito sea en pesos, lo que traerá beneficios a los trabajadores.