compartir en:

México.- La práctica de la lactancia se recupera en México y para mantenerla es necesario que las políticas públicas y la regulación de las fórmulas lácteas se apeguen al Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos, consideró el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Entrevistada en el Jardín Botánico de Chapultepec durante la Sexta Fiesta Mexicana de la Lactancia, la representante adjunta de Unicef en México, Pressia Arifin Cabo señaló que de los cero a los seis meses lo mejor para la salud del bebé es alimentarse exclusivamente con leche materna, “ni siquiera agua”.

En ese sentido, recordó que en 2012 solo 14 por ciento de los bebés en ese rango de dad recibían exclusivamente leche materna, y en 2015 la cifra se elevó a 30 por ciento.

El desconocimiento de los beneficios de la lactancia, la publicidad de sucedáneos y el estilo de vida de las mujeres actuales, que trabajan y buscan alternativas para alimentar a sus hijos sin estar presentes, son las principales causas de que no se amamante, consideró.

Las fórmulas, dijo, jamás igualarán a la leche materna que es al mismo tiempo alimento y “vacuna” para los bebés; solo en casos graves, o debido a problemas de salud la mujer es incapaz de producir leche.

Pero la mayoría de las veces, añadió, en realidad no saben cómo sacar la leche de su pecho y desconocen que depende también de la demanda, es decir que entre más amamanten más leche producirán.

“La gente no sabe mucho sobre la lactancia, incluso una mujer como yo educada no sabía”, expresó. Por ello es importante difundir sus beneficios en la salud del bebé y de la madre.

Asimismo, la edad recomendada por Unicef para dejar de amamantar a los hijos es a los dos años (24 meses), aunque regularmente las mamás paran cuando ya no pueden.

Vale recordar que el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, plantea entre otros puntos restricciones en la publicidad de las formulas lácteas, tanto en medios masivos como en utilitarios.

Asimismo se recomienda que en los servicios de salud no haya “representantes de servicios profesionales”, o personal análogo, facilitado o remunerado por los fabricantes o los distribuidores de sucedáneos de leche materna.

La fiesta se llevó a cabo en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna que promueve la organización Mundial de la Salud y la Unicef, del 1 al 7 de agosto en 170 países.