compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- A dos días de ocurrido el sismo de 7.1 que cimbró la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre, la solidaridad de los mexicanos persiste.

En un recorrido realizado por Notimex en la esquina de Viaducto y Medellín se pudo comprobar que se encuentra un centro de acopio que apoya a brigadistas, autoridades civiles y militares, quienes recogen los escombros de un edificio dañado en esta zona.

Una docena de carpas instaladas en ese cruce cobijan a brigadistas voluntarios y grupos de estudiantes que se han dado cita para realizar diversas labores. 

Es tanta la voluntad de ayudar que de pronto todo parece un caos, pero la llegada de elementos de la Marina Armada de México en tres unidades militares contribuyó para controlar la situación.Amas de casa, estudiantes, empleados de dependencias federales, así como algunos pequeños se han dedicado a entregar agua, alimentos y medicinas a quienes así lo requieran.

Cosa curiosa resulta una carpa instalada por conocida marca de alimentos para canes y gatos que ofrece sus materias primas para aquellas mascotas, cuyos propietarios las han traído para resguardarlas luego del susto provocado por el sismo.

De pronto, la colaboración sobra, pero entre cuatro o cinco de los brigadistas se han organizado para trasladar el excedente de ayuda a otras zonas de la capital mexicana, como la colonia Obrera, Villa Coapa, Doctores, entre otros. 

La temperatura de más de 25 grados agobia al colectivo que se turna para tomar un poco de bebidas energéticas, que lo hidrate y le permita volver a las tareas que probablemente concluirán en los próximos días.

Sin embargo, un dejo de tristeza se recoge en las palabras de algunos de los presentes cuando señalan el terreno vacío de una de las torres del edificio que colapsó el pasado 19 de septiembre.